‘Google’ nació en 1910

Otlet

Un museo recuerda Mundaneum, la iniciativa de dos pioneros belgas de recoger y relacionar la información de todos los libros publicados.

En 1968, mientras la revuelta estudiantil traía de cabeza a las autoridades de buena parte de Europa, un estudiante australiano recién licenciado descubrió un auténtico tesoro en el viejo edificio de Anatomía de la Universidad Libre, situada en el parque Leopold de Bruselas. El joven, William Boyd Rayward, estaba muy interesado por la figura de Paul Otlet , un abogado y visionario belga de principios de siglo, así que decidió acudir a la oficina donde se encontraba lo que quedaba del exhaustivo trabajo de Otlet. Allí, en una inmensa habitación llena de libros y montañas de papel cubiertas de telarañas, encontró restos de la primera pieza de lo que hoy es Internet.

El propio Otlet había escrito: “La mesa de trabajo dejará de estar llena de libros. En su lugar habrá una pantalla y un teléfono. Allá, a lo lejos, en un edificio inmenso, se almacenarán todos los libros y toda la información, y con una llamada podremos solicitar cualquier página para verla en la pantalla”.

Su ingente trabajo dio como resultado, en 1910, al Mundaneum. Construido en el Palais du Cinquantenaire de Bruselas, la biblioteca llegó a albergar millones de entradas, organizadas en pequeñas fichas. Otlet habló, incluso, con el arquitecto Le Corbusier en 1929 para construir un edificio gigantesco en Ginebra que nunca llegó a construirse.

Muchas de esas fichas aún se conservan hoy en el museo de Mons, una pequeña localidad belga, donde explican que las intenciones de Otlet era crear un vasto equipo de catalogadores que analizaran cada información que les llegara. “Este nuevo entorno permitirá mucho más que consultar documentos; les permitirá anotar la relación entre los elementos de los documentos para formar lo que se podría llamar un Libro Universal”, escribió el investigador.

Otlet y La Fontaine fueron los precursores de muchas ideas que aún hoy se utilizan en biblioteconomía y tecnologías de la información. Ambos fueron los inventores de la Clasificación Decimal Universal (CDU), que crearon basándose en la Clasificación Decimal desarrollada por el estadounidense Melvil Dewey, presidente de la Asociación de Bibliotecarios Americanos.

Leer la noticia completa en: Público.es

worldcat1 Paul Otlet

Comparta este artículo

Deja una respuesta